17 diciembre, 2013

¿Qué cuántica para atrás ni qué gato muerto?



Acabo de leer un artículo en cuéntos-cuánticos.com que me ha gustado mucho, muy bonito y muy bien explicado, como siempre, sí, pero que no me lo trago :P Ahí se analiza un paper en el que se pone un interferómetro Mark Lenders Mach-Zender dentro de otro. Iba a soltar un comentario muy largo, pero he preferido escribirlo aquí porque creo que se entenderá mucho mejor y así puedo poner videos chorras.

Un interferómetro de Mark Lenders Mach-Zender se compone de 4 elementos distintos. Se pueden añadir más, es casi una especie de lego que le encanta a los físicos cuánticos. Los elementos principales son:
  •  Emisores de luz
  •  Espejos (que reflejan toda la luz)
  •  Divisores de haz (que reflejan parte de la luz, y dejan pasar la otra parte)
  •  Detectores de luz

¿Cómo se consiguen las paradojas cuánticas con algo tan simple como lucecitas, espejos, cristalitos y camaritas? Como siempre, equivocándote en tus hipótesis o en tus modelos, pero ahora me refiero a qué configuración es la que provoca las supuestas paradojas cuánticas.

Primero veamos cual es la configuración de un interferómetro de Mark Lenders Mach-Zender. Porque recuerda que el artículo mete uno dentro de otro.

Esta es la configuración básica:


Interferómetro de Mark Lenders Mach-Zender


Si te fijas en el diagrama, todos los espejos y los divisores están inclinados 45º, y la parte reflectante de los divisores está arriba en el de la izquierda, y abajo en el de la derecha. Podríamos decir que la parte reflectante está en el primer divisor en dirección al emisor, y en el segundo, en dirección al detector Y.

Es muy importante que estés alerta cuando alguien te pinte los divisores sin estas indicaciones de dónde están los espejos porque ya va a estar claro que no le importa desfasar. Lo hará, pero no te lo dirá. Luego lo entenderás.

Con esta configuración, moviendo ligeramente el espejo B se puede conseguir que el detector X (que no detecta porno, sino fotones) se lleve desde el 0 al 100% de los fotones y el Y desde el 100% al 0%, respectivamente.

Esto no es nada raro, y ya se ha explicado usando ondas e interferencias. Sencillamente, la diferencia de fase o desfase(¡aaah!) de las ondas de luz provoca lo que se llaman interferencias constructivas o destructivas dependiendo del camino que haya viajado la onda y de si las reflexiones que ha sufrido durante el camino son por la parte externa del divisor o ha tenido que entrar dentro antes de reflejarse.

Espera ¿Fase? ¿Qué me estás contando? A mí no me ralles.

Si no te enteras pues vas y lo miras en la wikipedia. A mí me da lo mismo. Lo importante es la diferencia de fase entre una onda y otra, que es lo que hace que haya interferencias, constructivas o destructivas en un punto del espacio.

Pues resulta que a medida que viaja la luz, su onda va cambiando de fase. Pero es que además cuando se da con un espejo, se desfasa π, y cuando entra dentro de un divisor también se desfasa un poco. Hay gente que te lo explica (en inglés) con más detalle y menos gracia que yo.

Ahora viene lo guapo. Metemos ese interferómetro dentro de otro, y esto es lo que pasa:




http://arxiv.org/abs/1304.7469
Si no te has quedado a cuadros con la figura B, te lo explico. Porque te tienes que quedar a cuadros, que de eso va el tema. Esa figura te está diciendo que a D no llega luz que pase por A ni por B (el interferómetro interno), sino sólo por C, pero sin embargo, la luz llega con información de A y de B.
Las otras dos figuras están ahí para que veas que no hay trampa ni cartón.

Esto no es nada raro, y ya se ha explicado usando ondas e interferencias. Sencillamente, la diferencia de fase (¡aaah!) de las ondas de luz provoca lo que se llaman interferencias constructivas o destructivas dependiendo del camino que haya viajado la onda y de si las reflexiones que ha sufrido durante el camino son por la parte externa del divisor o ha tenido que entrar dentro antes de reflejarse. 

Sí, es el mismo párrafo de antes, no fuerces la vista. Aunque parezca una cosa rara, y te lo vendan como que la luz que pasa por el interferómetro interno no llega al detector D, sí que llega. Resulta que la figura B es un tongo. Un camelo. Lo único que se hizo es mover el espejito B para que hubiera interferencia destructiva en el detector D de las ondas que llevan la información de A, B y F en el caso de la figura C y sólo de F en la figura B

¿Qué? ¿Que cómo se hace eso?

¡Aaaaah! Espera, que no te he contado lo del detector.

Resulta que el detector lo que mide es una integral, una suma de ondas, y si están en desfase su suma puede llegar a ser cero. Puedes ajustar el espejito B para hacer ese truco. Te lo explican en el artículo.




¿Qué?
¿Que todo se explica con ondas, con Maxwell y tol rollo?
Que sí, que te lo ponen en el artículo también, con sus exponenciales y sus integrales y todo.
¿Entonces por qué tanta historia cuántica?
Pues porque les mola, yo que sé.
¿¿¿Pero entonces por qué ponen el dibujito ese de mierda como si no llegara luz desde F???
Mira, déjame en paz, pregúntale a ellos, no voy a justificarles yo un tongo de tal calibre. Así se las gastan estos cuánticos. Ve asumiendo que cuántico es mágico. Y a no ser que creas en la magia, deberías estar buscando dónde está el truco. O si disfrutas del espectáculo por lo menos ten en cuenta que el que está en el escenario no es Gandalf, es Uri Geller.

Pero yo he venido aquí a hablar de mi libro. Resulta que a mí no me gustan las ondas. Soy más de partículas, mira tú por donde. En serio. Las partículas son cosas, y las ondas no. Las ondas son el comportamiento de esas cosas. Normalmente cuando son muchas cosas y las sumamos, como aquí. A mí me gusta ir al grano, a la cosa. Ya sé que la cosa está muy mal, y que a la gente no le gusta hablar de ella, pero es lo que hay. Este es mi blog y me lo follo cuando quiera.




Tal como yo lo veo, el concepto de onda viajera, una onda que se desplaza, no tiene ni puñetero sentido si no está formada por cosas. Una ola, una cuerda, o el sonido tienen sentido porque lo que se mueve no es la onda, sino cosas más pequeñas que puede que veamos o no. Pero es que aquí te quieren decir que un fotón es una onda (¿de qué?) o que es un paquete de ondas o no se qué mierdas para venderte un modelo que ha funcionado bien hasta cierto punto. Pero luego llegó Einstein con el rollo de las partículas, y luego llegó Bohr y se la metió doblada, etc. etc. Muy largo de contar. Ya me estoy enrollando. A lo que vamos, que te cuento el modelo con partículas que es el que me gusta y punto.




Me gusta pensar que el fotón es una cosa.
Si el fotón es una cosa, tiene que ocupar espacio, digo yo. Ea pues ya está. Para hacerlo sencillo vamos a decir que es una bolita, por aquello de que así con decir cual es su radio ya tenemos bastante para definirla si está quieta. Pero por mí como si tiene forma de moco. Además me la suda el radio. En lo que me voy a fijar es en como se mueve esa bolita.
Voy a poner aquí otra vez este video porque creo que es lo más fácil de hacer para que se entienda.




Ea pues ya está, ahí está tu "onda". No son muchas cosas, sino una, un solo fotón, una bolita moviéndose, la que provoca esa onda. Tiene fases, debido a sus distintos giros (en el video dos, uno dentro de otro, pero puede tener más y entonces digievoluciona) lo que hace posible que al medir las sumas de giros den cero y esas cosas por el estilo que pasan con las ondas.

Como puedes ver, te la acabo de meter, porque este modelo no hace falta para explicar el artículo original, que ya has visto que es una chorrada como un templo, pero sí que es lo único que he visto que explique de forma racional la superposición cuántica y otras magufadas que involucran  al spin de mentira (el que siempre gira pero nunca toria) sin la interpretación de Copenhague, los multiversos ni otros unicornios.

PD: Que sepais que el que escribe en el blog de cuentos-cuanticos.com no es precisamente del tipo del que os tenéis que preocupar. Es un tío, que por lo que le he leído, duda. No hace divulgación fanática. Tened más cuidado con los que no dudan. Amad la duda, daos un revolcón con ella de vez en cuando y planteáos si las cosas que sabéis son ciertas y por qué, y sobre todo si hay una manera mejor de explicarlas que la que os han contado. Además en su blog también escribe una colaboradora de vez en cuando artículos de matemáticas muy didácticos e interesantes.

03 diciembre, 2013

El experimento de la doble rendija

Atención: Esto es una traducción de Roberto Conde de un artículo de Miles Mathis.


25, de Agosto de 2008. 
Miles Mathis


En este artículo mostraré la solución simple y mecánica del famoso experimento de la doble rendija. Feynman le llamó el experimento más importante para comprender el movimiento cuántico, y puede que tuviera razón. Los problemas más difíciles siempre han sido los más importantes, y este ha permanecido sin solución hasta este momento. Thomas Young lo llevó a cabo por primera vez en 1801, lo que significa que ha sido un misterio durante 200 años. Hasta Feynman fracasó al intentar resolverlo. Ofreció sólo una solución matemática, pero no fue capaz de proporcionar una solución física.

Resolveré los dos mayores problemas aquí: el problema del fotón aislado y el del detector. En el primer problema, dejamos que los fotones pase por el experimento de uno en uno. Usando la teoría particular del fotón que demostró Einstein y que Feynman confirmó, no esperamos una interferencia ondular, pues el fotón debe atravesar una rendija o la otra. Pero vemos interferencias. El fotón aislado parece estar interfiriendo consigo mismo de alguna forma extraña. Hasta ahora, había varias soluciones propuestas. Wikipedia lista las más importantes. La primera que mencionan es que el "frente de onda" del fotón atraviesa ambas rendijas e interfiere consigo mismo. Puesto que el frente de onda no se define de forma mecánica, esa solución no es muy convincente. El frente de onda es y siempre se ha definido usando la visualización de Huygens. La onda se ve como una transmisión semicircular desde cada punto de una línea de fotones en movimiento. Con un único fotón, esto sería un semicírculo delante del fotón. Pero no se nos dice nunca cuan lejos se extiende ese semicírculo, de qué está compuesto, o cómo actúa sobre el campo. Así que dejaremos atrás esta explicación como totalmente insatisfactoria.

Otra solución es definir el fotón como una probabilidad. Una partícula discreta no puede pasar por ambas rendijas a la vez, pero una partícula vista como una probabilidad sí puede (siempre que definamos las probabilidades de cierto modo).

La tercera y la aceptada actualmente es una extensión de la segunda. Feynman propuso que el fotón como probabilidad viaja cada camino posible, y por lo tanto atraviesa ambas rendijas. Cada camino tiene una ecuación, y sumamos todas ecuaciones. Si lo hacemos correctamente, conseguimos interferencias.

Bueno, ciertamente es una ingeniosa solución matemática. Feynman era un maestro de las soluciones ingeniosas, y esta es una de las mejores que hizo. Matemáticamente funciona. Pero no es una solución física ni mecánica. Es una solución matemática. Feynman no era tanto un físico como un matemático que invadió el departamento de física (lo mismo se puede decir de la mayoría de los físicos modernos). A su manera, Feynman admitía eso. No admitía ser un invasor, pero admitía que su solución sólo era matemática. Sabía tan bien como cualquiera que no era física, según la vieja definición de física. Sorteó esto diciendo que la nueva física era y debería ser únicamente matemática, porque no había solución mecánica posible.

Se equivocaba, como demostraré rápidamente. Sus matemáticas funcionan precisamente porque hay una realidad física que subyace bajo sus probabilidades. Las probabilidades no son la causa sui, la causa de ellas mismas. Es ilógico—incluso como parte de las matemáticas—proponer que las probabilidades se generan espontáneamente, o que son generadores primarios. No, deben ser generados por un campo real. Incluso en matemáticas puras, las probabilidades son siempre números secundarios, producidos por un campo subyacente de números. Un campo de probabilidades no puede ser un campo fundamental. Por lo tanto no pueden sustituir a un campo físico.

¿Qué campo fundamental de números está creando las probabilidades en este experimento? La respuesta es: el campo fundamental electromagnético (E/M). En cada análisis de este problema y en los experimentos hasta la fecha, los analistas han simplificado demasiado el problema. Han asumido, sin ni siquiera escribir la hipótesis, que el expiremento tiene lugar en una especie de nada o vacío. A lo único que miran es a las rendijas y los fotones. Pero las rendijas y los fotones no son los únicos jugadores importantes en este campo. Incluso si llevas a cabo el experimento en el vacío, con las paredes y los fotones como los únicos objetos en la cámara de vacío, todavía no estarías en la nada, pues las paredes siguen siendo objetos materiales. Como tales, deben emitir un campo E/M. La pared, incuso en un vacío, está radiando un campo todo el rato. Es este campo en el que se mueve el fotón.

He demostrado en varios artículos anteriores que el campo de carga, si se define mecánicamente, debe tener equivalencia en masa. Si tiene equivalente en masa, debe tener materialidad. En otras palabras, el campo que media la carga entre el protón y el electrón debe estar hecho de partículas discretas. Lo que ahora se llama fotón mensajero no puede ser una partícula virtual sin masa o energía. Debe ser una partícula real y crear un campo real. En mi artículo más reciente sobre este tema[por traducir] ya le he dado al fotón mensajero un nuevo nombre (el B-fotón*) y un radio concreto (G veces el radio del hidrógeno), así que me siento bastante cualificado como para usar esta partícula para explicar el experimento de doble rendija. No me he imaginado este campo como un campo virtual, un campo promediado, o un campo ad hoc; he mostrado la necesidad matemática y física del mismo, y su lugar en la ecuación de la gravedad de Newton.

Siendo así, debemos darnos cuenta ahora de que nuestra pared central en el experimento de la doble rendija está radiando este campo (estoy hablando de la pared dibujada en azul en el diagrama de arriba, la pared que tiene dos rendijas). Nuestro fotón aislado se debe mover a través de este campo emitido por la pared central. Esto lo cambia todo respecto al experimento. Lo primero que hay que destacar es que tenemos patrones de interferencia establecidos por las rendijas incluso antes de que el fotón se emita. Si sabemos que cada átomo de la pared está emitiendo este campo, como un simple campo de bombardeo, las dos rendijas crearán un patrón de interferencia en el campo sin que una sola partícula nueva se mueva a través del campo. ¡Los patrones de interferencia ya están ahí! El fotón aislado no los crea. Las "propensiones" de Karl Popper no las crean. Los átomos reales de la pared crean el patrín de interferencia, con una simple emisión esférica.

El único problema es que no podemos "ver" este campo. No crea líneas en la pared de la derecha, porque los B-fotones no tiene el mismo tamaño ni energía que el fotón que ponemos en nuestro dispositivo. Nuestra parede de la derecha se elige porque está hecha de un material que reacciona cuando los fotones aislados (o electrones, o las partíuclas que usemos) lo golpean. Pero no reacciona al campo fundamental E/M. No reacciona a la radiación de B-fotones. Este campo permanece por lo tanto invisible para nosotros. No "vemos" los patrones de interferencia hasta que un a partícula lo bastante grande se mueve por el campo. El movimiento de esta partícula a través del campo y su reacción con la pared de la derecha nos dan nuestros únicos datos. El experimento no está diseñado para darnos ningún dato del campo B-fotónico, excepto indirectamente.

Es cierto que el campo B-fotońico no crea exactamente los mismo patrones que una serie de fotones aislados. Si queremos ser muy rigurosos, podemos dibujar de hecho el campo configurado por los B-fotones y las dos rendijas, y encontrar los nodos de interferencia de ese campo fundamental. Entonces dejamos que un fotón aislado atraviese el campo, y vemos cómo se embuten por este campo, por contacto directo con los B-fotones. Este embutido crea un segundo campo, dependiente, Ambos campos tendrán un patrón definido, completamente determinado por la emisión primaria, pero el patrón secundario no será equivalente el patrón primario, por lo que entiendo que son razones obvias.

Esta simple explicación mecánica no sólo resuelve el problema del fotón aislado, también muestra por qué las diferentes partículas se ven afectadas de formas diferentes por el mismo campo. Es bastante fácil de ver que un electrón se embutirá de forma diferente en este campo B-fotónico que un fotón, simplemente por diferencia de tamaño. Si el fotón es como un pelota de beisbol moviéndose en un campo de pelotas de golf, el electrón sería como una bola de bolos a través de un campo de pelotas de golf. Dicho de forma sencilla, el electrón será embutido de forma mucho menos eficiente. Resistirá el campo con más exito, y el campo se verá modificado por su presencia de mayor manera. Todo esto ahora es visualizable, predecible, y mecánicamente transparente, símplemente por el descubrimiento de la preexistencia del patrón de interferencia y el campo real que lo crea.




Ahora miremos el misterio del detector. Se ha descubierto que poniendo un contador o detector en cada rendija cambia los datos por completo de formas que no son predecibles con la mecánica actual. Concretamente, un detector en una rendija destruirá por completo el patrón de interferencia, devolviéndonos a un patrón simple en la pared de la derecha. Las explicaciones actuales para esto son hasta menos convincentes que las explicaciones del fotón aislado, pues el truco de sumar caminos de Feynman no lo explica. Los intentos de apañar una respuesta afirmando que ahora debemos sumar tanto antes como después del detector no responden al problema a menos que se muestre cómo cambia el detector el camino completo. Nadie lo ha hecho aún. A menos que Feynman pueda mostrar por qué AB + BC no es igual a AC (con el detector en el punto B), no puede desarrollar una ecuación para AC que sea diferente del caso sin detector, y por lo tanto, no puede mostrar una variación es su suma de caminos. Feynman nunca afirmó tener un conocimiento físico del experimento de doble rendija, por lo que sus matemáticas no ayudan a resolver el misterio del detector.

El misterio del detector ha llevado a soluciones incluso más absurdas que el misterio del fotón aislado. Junto con el entrelazamiento cuántico, el misterio del detector ha sido una de las causas primarias del neo-idelismo en la física. Muchos físicos creen ahora que simplemente desear saber algo cambia por completo la configuración del experimento, como si hacerse una pregunta pudiera físicamente interrumpir un campo. De este modo, la física se ha cambiado al bando del misticismo. Por lo que mostraré que son las razones más endebles, la física ha elegido aceptar las fuerzas a distancia y la interferencia de las ideas en sus experimentos. En lugar de seguir buscando explicaciones mecánicas, han preferido satisfacerse con la magia (véase mi artículo Mecánica Cuántica e Idealismo[por traducir]).

Pero, de nuevo, la solución es simple, lógica y mecánica. El detector es un dispositivo con tamaño real y materialidad. Ocupa un espacio en o cerca de la rendija. El detector crea un campo real por sí mismo. Si no lo hiciera, no podría detectar nada. Wikipedia dice:

La detección de un fotón involucra una interacción entre el fotón y el detector de un modo en que cambia físicamente al detector. (Si nada cambiara en el detector, no detectaría nada).

Lógicamente, esto es cierto, pero no describe correctamente la interacción. No es la interacción entre el fotón y el detector la que borra el patrón de interferencia, es la interacción entre el campo creado por la pared y el campo creado por el detector. El campo de la pared es un campo B-fotónico, que está hecho de partículas extremadamente pequeñas. El campo del detector, sea el que sea, debe sobrepasar este campo. No tenemos detectores que hagan uso del campo B-fotónico, pues, hasta ahora, no nos habíamos percatado de su existencia. Todos nuestros detectores usan campos más grandes, pues son los únicos campos que podemos crear y usar. Para usar la analogía de las pelotas de nuevo: si el campo B-fotónico está mediado por pelotas de golf, el campo usado por nuestro detector para detectar la partícula que está pasando por la rendija tiene que estar hecho de pelotas de baseball o bolas de bolos. Este campo del detector va a destruir obviamente el campo de pelotas de golf y todos los patrones en él. Nuestra partícula que atraviesa la rendija va a ser embutida por el campo del detector únicamente. El campo del detector no crea un patrón de interferencia, así que no vemos ninguno.




Ahora haré una predicción que demostrará que mi solución es correcta. Mira la ilustración de la parte de arriba del artículo. Tenemos dos paredes, ambas en azul. Añadamos simplemente una tercera pared en el lado izquierdo de la ilustración. Esa es la dirección desde la que se proyectan las partículas. Alojaremos el proyector entre paredes. Como la pared de la derecha, esta pared de la izquierda se hará de una sustancia que nos permita anotar las colisiones de un fotón u otra partícula. Respecto a la pared central, la haremos reflectante en la parte cercana al proyector (sin cambiar la configuración en otro sentido). Simplemente queremos asegurarnos de que, en caso de que nuestra partícula no atraviese una de las rendijas, rebote y vuelva a la primera pared. No queremos que la pared central absorba nuestra partícula. OK, ahora viene la predicción. Si disparamos nuestra partícula a propósito para que no vaya por ninguna rendija, y golpea a la pared central y se refleja, predigo que encontraremos el mismo patrón de interferencia en la pared izquierda que el que encontramos en la derecha. Dada la explicación actual de Feynman y de otros, no hay modo de que esto sea cierto. No tenemos partículas que atraviesen rendijas, por lo que no hay un sumatorio que explique la interferencia. Pero mi solución lo tiene en cuenta de forma directa. En mi solución, es la pared central la que crea el patrón de interferencia inicial, y dada la posición de la pared central, debe estar creando el mismo patrón en el muro de la izquierda que el de la derecha. Puede que no sea idéntico, porque la reflexión creará ángulos que no se encontraban cuando las partículas atravesavan las rendijas. Pero esperaríamos un patrón de interferencia similar al creado de todas formas, pues el mismo patrón de interferencia subyacente está embutiendo a las partículas en ambos casos.

Dirás que la pared de la izquierda y de la derecha también deben estar emitiendo mi campo B-fotónico, suponiendo que exista, que esto debe distorsionar mi solución. Pero eso no es cierto. Las paredes de la izquierda y la derecha están emitiendo de forma lineal, porque no contienen huecos. Sólo la pared central emite un campo interferente, debido a su forma. Como todos los campos emitidos son reales, deben interferir con los otros de alguna forma, a algún nivel. Pero como la pared de la derecha emite un campo rectilíneo, o su equivalente, no cambiará la forma de los campos de la pared central. Puede aplastarlo un poco, respecto a la energía total, pero no se espera que destruya las curvas.

El único problema real de la configuración que he descrito es el agujero del primer muro que crea el mismo proyector. Este agujero creará una ondulación en el campo B-fotónico emitido por ese muro. Creo que este factor se podría eliminar del experimento poniendo nuestro proyector por encima de la pared de la izquierda, en lugar de en la propia pared. Entonces tódo lo que tendríamos que hacer es calcular el ángulo de reflexión adecuado, de modo que las partículas reflejadas en la pared de en medio golpeen la pared de la izquierda. La emisión de B-fotones del cuerpo del mismo proyector alterarán los campos configurados por los muros, pero quizás se pueda minimizar de otras formas. Incluso si el efecto del proyectos no se puede eliminar del experimento, todavía encontraremos patrones creados en la pared izquierda que no se podrán explicar mediante Feynman o el modelo actual. Incluso si la pared de la izquierda sigue emitiendo como una pared de rendija única, da igual lo que hagamos, descubriremos que el campo de la izquierda actúa como la suma de una onda simple encontrándose con una onda doble. Mi método nos permite calcular y predecir este campo. La solución actual no puede predecir ni explicar esos patrones en absoluto.

Hablando de predicciones, mi solución revitaliza la famosa visión de Laplace de la mecánica del ojo de Dios. Laplace propuso que una entidad omnisciente, que supiera el estado inicial del universo, podría predecir todos los estados finales. No estoy de acuerdo realmente con la teoría de Laplace, pero la razón en la que discrepo no tiene nada que ver con la mecánica. Aplicado estrictamente a la mecánica, creo que esta es una buena teoría, pues nos obliga a buscar una solución determinista y mecánica antes de recurrir a las soluciones no deterministas y no mecánicas. En física, esto nos hace tender a ser honestos. También creo que todos esos argumentos de la Electrodinámica Cuántica(QED) en contra de Laplace en el siglo XX son en definitiva errónos. Como he mostrado aquí, la QED no hace malas predicciones porque el mundo cuántico sea fundamentalmente impredecible, sino porque la base mecánica de la QED (en los casos en los que esta base existe) es incompleta y falsa.

Puedes ver otra vez una explicación mecánica y simple que ha destruido completamente décadas de hipótesis oscuras y cenagosas. Una rama completa de la física ha sido destruida en unas pocas páginas de lógica elemental. Y la pseudo-filosofía de la QED al completo, incluyendo la Interpretación de Copenhague, ha sido aniquilada. La física cuántica no es sólo las matemáticas y las probabilidades, no está más allá de una interpretación mecánica, y no es fundamentalmente misteriosa. Feynman estaba equivoado: la Naturaleza no se niega a tener sentido—no es irracional por capricho o a propósito. Pero se niega a revelar sus secretos, excepto a los que rinden homenaje y cortesía. Sólo le habla a sus amantes. 

*[N.del T: Mathis hacía al principio la diferencia entre los fotones habitualmente reconocidos y los B-fotones, los fotones de su campo de carga que provoca el electromagnetismo por bombardeo directo. Estos últimos circulan por todo el espacio y son canalizados por los electrones neutrones y especialmente por los protones, que configuran el campo circundante. Actualmente su teoría se basa en que todas las partículas no son más que estos B-fotones con diferentes energías y tamaños aparentes debidos a sus giros sobre su propio eje y sobre puntos exteriores a dicho fotón, que se apilan unos sobre otros. En este artículo puedes ver un video de este tipo de giro, que explica fácilmente la superposición cuántica. De hecho, explica la tabla periódica al completo partiendo de esta partícula básica y el hecho de que los nucleones canalizan gran cantidad de ellos y configuran así el campo de carga a su alrededor, dando explicación a muchas de las anomalías encontradas.]


Original en milesmathis.com

Traducción de Roberto Conde.