31 marzo, 2012

El óvalo auroral de Saturno

Auroras gemelas de Saturno. Créditos: NASA, ESA, y Jonathan Nichols


30 de Marzo de 2012


Los astrofísicos estan empezando a reconocer el rol que juega la electricidad en el espacio.


La sonda Cassini-Huygens (ahora llamada Cassini-Equinox) fue lanzada desde el Cabo Cañaveral el 15 de Octubre de 1997. Su misión principal era la exploración del sistema Saturniano, incluyendo la atmósfera de Saturno, sus anillos, su magnetosfera y un número de sus lunas.


Las observaciones de la luna Encélado revelaron chimeneas de iones, "efervesciendo" con electromagnetismo. Puesto que la "burbuja magnética" de Saturno es su magnetosfera (plasmasfera), dentro de la cual orbita Encélado, la pequeña luna actúa como un generador. A medida que su cubierta de plasma conductora se mueve a través del campo magnético de Saturno, este induce corrientes eléctricas.


Una "huella" ultravioleta de Encélado se detectó en el ovalo auroral de Saturno durante el sobrevuelo de Cassini el 11 de Agosto de 2008. Los iones que se propagaban desde el hemisferio norte de Saturno conectaban con las emisiones variables en el tiempo de los "respiraderos" el polo sur de Encélado.

La plasmasfera de Saturno es un entorno eléctrico, que causa desde descargas de plasma en modo oscuro hasta gigantescos rayos que relampaguean a lo largo del plano de los anillos. Cuando la Cassini se acercó lo suficiente al planeta gigante, los espacialistas de la misión se conmocionaron al descubrir rayos de inmensa potencia, hasta un millón de veces más potentes que cualquiera en la Tierra.


Los planetas y las lunas no son inertes eléctricamente porque están inmersos en el circuito del Sol como los electrodos en los antiguos tubos de vacío. Los "cables" tienen la forma de filamentos de "corrientes de Birkeland" en el Sistema Solar y las plasmasferas de los planetas. Los científicos de la NASA han apreciado que el campo magnético de Saturno se dobla alrededor "debido a corrientes eléctricas generadas por la interacción de partículas atmosféricas con la magnetosfera de Saturno." El aplanamiento de la plasmasfera de Saturno en el lado del Sol se debe tanto a una conexión eléctrica entre Saturno y el Sol como a la presión del viento solar.


Recientemente, una nota de prensa de la misión Cassini anunció que la aurora de Saturno concordaba con la actividad eléctrica: "... podemos ver los movimientos simultáneos de sistemas de corrientes eléctricas conectando la magnetosfera y la atmósfera, produciendo la aurora."


Merece repetir que estos observaciones acerca de mundos distantes se conocían con anterioridad desde hace tiempo:


"El conocimiento adquirido desde 1896, en radiactividad ha favorecido una visión a que expresé en ese año,  a saber, que las perturbaciones magnéticas en la Tierra, y la aurora boreal, se deben a rayos corpusculares emitidos por el Sol"


— Kristian Birkeland “The Norwegian Aurora Polaris Expedition 1902-1903, Volume 1, Part 1″


Los experimentos con terrellas de Birkeland también crearon versiones en miniatura de lo que Cassini ve en Saturno.


Stephen Smith

Traducción de Roberto Conde



Original en thunderbolts.info

Nebulosas incubadoras de estrellas

La región de formación estelar Gum 19. Créditos: ESO
29 de Marzo de 2012


¿Qué impulsa la formación estelar en algunas nebulosas?


El astrónomo australiano Colin Stanley Gum compiló un amplio catálogo de nebulosas antes de su muerte en 1960. A Study of Diffuse Southern H-alpha Nebulae ("Un estudio de las Nebulosas H-alpha Difusas Meridionales"), consta de 85 imágenes que revelan actividad intensa en una variedad de objetos y estructuras alojadas en ellas: emisiones de ultravioleta extremo y rayos-X, estrellas supergigantes azules-blancas y regiones filamentosas.


Se supone que la formación estelar tiene lugar de acuerdo con teorías propuestas originalmente por Immanuel Kant y Pierre Simon Laplace en el siglo dieciocho. Los científicos y los periodistas científicos insisten en describir las nebulosas apelando a polvo "soplado" por "vientos" creados por "ondas de choque". Se dice que una nebulosa es una "incubadora de estrellas" cuando algunos puntos de radiación de rayos X indican que supuestamente han empezado nuevas reacciones de fusión termonuclear en la nube.


Las opiniones de consenso sugieren que las ondas de choque forman "vientos estelares" generados por supernovas que presionan las regiones de incubación estelar, haciendo que el tenue polvo y el gas se compriman a lo largo del frente de la onda de choque. Es ese iniciador el que arranca la formación estelar, aunque el cómo los vientos estelares "soplan" a través del espacio hasta que encuentran una nebulosa no se conoce. Otro problema asociado con la formación estelar es que los gases calentados por impacto deberían disiparse por el incremento de movimiento molecular, y no colapsar.


La hipótesis de la Estrella Eléctrica resuelve muchas ideas "inexplicables" que surgen de una falta de conocimiento acerca del plasma y los campos eléctricos en el espacio. En lugar de por efectos cinéticos, Gum 19 (y otras nebulosas) están  alimentadas por la electricidad. La densidad de energía eléctrica en el plasma polvoriento es mayor a lo largo de los ejes de los filamentos de las corrientes de Birkeland. Las corriente produce un campo electromagnético que arrastra a la materia a los filamentos desde el espacio que los rodea con más fuerza y desde un mayor volumen del que es posible con la gravedad. Cuando se acumula suficiente materia en los filamentos, empiezan a brillar. Las estrellas nacen a lo largo de los filamentos (como cuentas en una cuerda) en esos energéticos despliegues de electricidad.


La gravedad es una fuerza profundamente débil cuando se compara con la influencia de la de un campo eléctrico sobre las partículas ionizadas. Las estrellas más masivas, como las supergigantes azules-blancas de la nebulosa Gum, no son necesariamente más masivas que nuestro Sol, sino que están radiando con descargas eléctricas más poderosas. El tamaño de una estrella no está determinado por la gravedad.


Puesto que la gravedad es una fuerza débil, para que una nube de gas colapse bajo su propio peso tiene que estar fría y no tener campos magnéticos, de lo contrario serán empujadas a disiparse. Sin embargo, en las supuestas "guarderías estelares" que han sido observadas, las nuevas estrellas siempre están inmersas en regiones caóticas de polvo caliente, plasma energético y campos magnéticos. Solamente con una teoría de la Estrella Eléctrica se resuelven estas dicotomías.


Stephen Smith


Agradecimientos a Tiffany Dombrowski


Traducción de Roberto Conde

Puntos brillantes sobre Vesta

Vetas y puntos reflectivos en Vesta.
Créditos: NASA/JPL - Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/UMD
28 de Marzo de 2012


¿Son las rimas y las estrías brillantes en Vesta las señales de "respiraderos" de descarga?

¿Son los asteroides y los cometas primos cercanos en la familia del Sistema Solar? A los cometas se les llama habitualmente "bolas de nieve sucia" en la prensa científica, aunque misiones como Giotto y Deep Impact los han observado oscurecidos, agrietados y con cráteres. No hay campos de hielo en el cometa Halley, y no hay una corteza reflectiva. De hecho, cuando la sonda Giotto sobrevoló el cometa Halley, los especialistas de la misión lo llamaron el objeto más oscuro que habían visto. Columnas altamente energéticas salían despedidas de su oscuro y denso núcleo.

La investigación del Deep Impact sobre el cometa Tempel 1 reveló un objeto que parecía más un asteroide que un pedazo de hielo sucio conglomerado poco apelmazado. Había grandes cráteres, rocas dispersas y acantilados, sin evidencia de que una bola de nieve sucia se estuviera desintegrando lentamente. Había OH en las proximidades del cometa, lo que se interpretó como que venía de moléculas de agua en el núcleo del cometa, pero había tan poco hielo en la superficie que su origen estaba abierto a especulaciones. 


En 2001, la Deep Space 1 tuvo un encuentro con el cometa Borrelly. Para el asombro del equipo de la misión, era un cuerpo caliente y seco como un desierto, no un pedazo de hielo. Esto se ajusta al modelo que tiene el Universo Eléctrico de los cometas como derrubios planetarios, nacidos en encuentros planetarios eléctricos catastróficos.


Cuando los cometas se mueven a traves del campo eléctrico radial del Sistema Solar en sus órbitas alrededor del Sol, la fatiga eléctrica en el núcleo hace que emitan descargas visibles de plasma en modo radiante. En un Universo Eléctrico, los cometas son cuerpos sólidos eléctricamente activos. 


Los cometas forman cubiertas de plasma, llamadas "comas", a menudo de más de un millón de kilómetros de diámetro: no es la sublimación pasiva del hielo la que las crea, se forman alrededor de electrodos en una descarga eléctrica en un gas a baja presión. Las cubiertas de plasma son regiones con fuertes campos eléctricos, que son capaces de generar luz ultravioleta y rayos X. El cometa Hyakutake fue un buen ejemplo de este fenómeno. La descarga cometaria también tiende a concentrase en "puntos calientes" del núcleo del cometa, y "chorros catódicos" emanan de esos puntos.


En un artículo de Imagen del Día (TPOD) anterior se discutieron los "centauros" que giran alrededor del Sol cerca del cinturón de asteroides. Los centauros exhiben características tanto de cometa como de asteroide. 2060 Chiron, por ejemplo, muestra un coma siempre que alcanza su perihelio, aunque no desarrolla una cola. Se vio un coma alrededor de 174P Echeclus en 2005, de modo que se le clasificó como "asteroide cometario". Ahora se conoce que muchos centauros se comportan como cometas, excepto que están tan lejos del Sol que su calor radiante no puede sublimar el hielo.


Como ya se ha escrito en anteriores TPOD acerca de Vesta, los datos topográficos muestran un objeto que ha sufrido una reestructuración catastrófica de la superficie. Perforaciones, extracciones y fracturas dominan el terreno. En un asteroide de 500 kilómetros de diámetro hay cráteres de 50 kilómetros de ancho, con una cuenca de impacto de 375 kilómetros en la región del polo sur.


Las últimas imágenes de la sonda Dawn muestran varias áreas donde parece que material brillante ha emanado de la superficie de Vesta. Puesto que las descargas y los arcos conforman el fenómeno cometario, y exponiendo asteroides a intensos campos eléctricos pueden obtenerse eyecciones de plasma, quizás las áreas brillantes de Vesta son los lugares donde se formaron conexiones eléctricas entre ella y su padre u otros cuerpos del Sistema Solar.


Stephen Smith


Traducción de Roberto Conde


Original en thunderbolts.info

28 marzo, 2012

Sub-Europa

La luna de Júpiter, Europa (abajo a la izquierda) comparada con la Tierra y la Luna.
27 de Marzo de 2012

¿Podría existir un océano de agua líquida en Europa?


De acuerdo con una nota de prensa reciente, "Enviar un submarino a las profundidades del océano de la luna helada de Júpiter Europa es la misión en potencia más emocionante de la ciencia planetaria..." ¿Es esto una esperanza en vano?

Europa es la cuarta luna más grande de Júpiter, con un diámetro de 3122 kilómetros. En comparación como se muestra en la imagen de hoy, la Luna de la Tierra tiene un diámetro de 3476 kilómetros.

Cuando la Voyager 1 sobrevoló Europa en Marzo de 1979, seguida por la Voyager 2 en Julio, los especialistas de la misión se sorprendieron al ver una luna que parecía cubierta con agua helada. La ausencia de cráteres también era sorprendente, así como los canales sinuosos, llamados "flexi", que serpenteaban miles de kilómetros en patrones cicloides. Todas estas formaciones todavía tienen que ser explicadas en términos convencionales.

Notas de prensa anteriores han sugerido que hay lagos de agua dulce en Europa, justo por encima de un océano salado. Las teorías convencionales, basadas en simulaciones por ordenador, proponen una profunda capa de hielo kilométrica flotando sobre el mar sub-europeo. La superficie está "desacoplada" del océano, lo que significa que flota libremente. El hielo sufre deformaciones periódicas, creando fracturas por fatiga y gigantescas balsas de hielo. Se supone que los vastos icebergs flotantes chocan unos con otros porque el calor del interior de la luna perturba su movimiento.

El estado de las opiniones consensuadas es que el calor de Europa viene de la gravedad. Se dice que Júpiter   "amasa" con las mareas a la luna en su órbita, creando tanta fricción interna que derrite el hielo por debajo de la superficie. Junto con las putativas balsas de hielo, hay regiones caóticas en Europa: complejos de hielo destrozado orientados en cada dirección posible. También hay zanjas paralelas con crestas dobles, pero sin evidencias de fracturas. ¿El hielo rompiéndose una y otra vez produce extensos surcos paralelos con lo que parecen ser diques que los separan unos de otros?

La explicación oficial es que Europa está "quebrándose" repetidamente, aunque las imágenes de alta resolución contradicen este supuesto. Las enormes estrías son suaves, con una anchura casi constante, extendiéndose algunas veces por mil kilómetros o más. En muchos lugares a lo largo de las franjas pequeñas hay evidencia de borrado y emborronado del terreno, causado por las franjas mayores, sin roturas, erupciones ni congelación.

Las franjas negras gigantes en Europa revelan sus siluetas trenzadas. Da la impresión de que una columna cilíndrica de filamentos helicoidales las marcara sobre la superficie. Las bandas chamuscadas forman paralelogramos que en algunos casos son 50 kilómetros de largo y 20 kilómetros de ancho. La mayoría de los contornos a la largo del perímetro de estos rasgos han sido contraídos y revestidos con otros de naturaleza similar.

En un Universo Eléctrico, estos rasgos no son sorprendentes. Un arco eléctrico, circulando a través de la superficie, puede ser "pinzado" por su campo magnético en estrechos filamentos que llevan a otros filamentos a alinearse en paralelo.

Los canales de Europa no tienen un análogo en las fracturas de hielo en la Tierra. El hielo se rompe caóticamente, de modo que no se esperan variaciones en el grosor y la composición que se repitan a lo largo  de enormes distancias. Además, se observan patrones repetitivos en Europa. Las volutas y los bucles que cubren la luna han sido duplicados en laboratorio usando equipo de descarga de plasma.

Las simulaciones por ordenador que se basan en mareas, calentamiento interior u otros fenémonos rutinarios parecidos a los de la Tierra no están teniendo en cuenta la fuerza más poderosa de la naturaleza: la electricidad. El océano líquido de Europa es con mucha probabilidad una ilusión del modelado de los datos.


Traducción de Roberto Conde

Grial Lunar

Anomalías gravitatorias en la Luna.
Créditos: Konopliv et al. Icarus 150, 1–18 (2001).

26 de Marzo de 2012


Una nueva misión para cartografiar el campo gravitatorio de la Luna. 


El 10 de Septiembre de 2011 NASA lanzó los satélites Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) en una misión a la Luna. GRAIL-A y GRAIL-B son dos naves casi idénticas, excepto que B está diseñado para seguir a A alrededor de la Luna en la misma órbita. El Sistema de Rango Gravitatorio Lunar medirá las distancias entre las dos naves, buscando pequeñas desviaciones causadas por concentraciones de masa anómalas o déficits bajo la superficie de la Luna.

En la imagen de hoy, se cartografiaron áreas anómalas de expectativas incrementadas o disminuídas por el Lunar Prospector en 1998-1999. Cualquier zona en amarillo indica lo que los modelos computerizados de la Luna predecían. El rojo y el púrpura significan que hay un campo gravitatorio mayor que el esperado, mientras que los azules y verdes indican un campo gravitatorio menor. En la izquierda las concentraciones rojas que no se corresponden con las simulaciones se corresponden con los grandes mares de la Luna . Los cinco mayores mares son Mare Imbrium, Mare Serenitatus, Mare Crisium, Mare Humorum y Mare Nectaris. En la derecha, la cara oculta de la Luna, se pueden ver áreas circulares de menor gravedad.


Hay una gran diferencia de altitud entre los dos hemisferios, además. La cara visible de la Luna es plana, con vastos mares, mientras que el lado oculto está dominado por montañas y lleno de cráteres. Esta considerable dicotomía recuerda al planeta Marte.


En anteriores artículos de Imagen del Día (TPOD), se compararon los polos norte y sur de Marte. El polo sur de Marte está cubierto de polvo y derrubios mayores en área que el estado de Texas, unos 430,000 kilómetros cuadrados. Hay miles de cráteres en cada escala: desde el cráter más grande del Sistema Solar, la planicie de Hellas, hasta algunos demasiado pequeños para verse con las cámaras de más alta resolución.

El polo norte de Marte podría considerarse un cráter en sí mismo, puesto que, como los instrumentos topográficos revelan, las latitudes norteñas están seis kilómetros por debajo de la altura media del planeta. ¿Será la meseta central en el polo norte el "pico central" de una vasta formación circular?

Esta correspondencia con características similares en la Luna es sorprendente. Podría ser que ambos, Marte y la Luna experimentaran el mismo tipo de fuerzas en algún periodo. ¿Fueron aquellas fuerzas el resultado de impactos de cuerpos rocosos, vulcanismo o agua fluyendo y vaciando océanos ahora extintos? ¿Pudieron realmente venir de una fuente que rara vez consideran los científicos planetarios: la electricidad?   

Los teóricos del Universo Eléctrico asumen que los planetas y lunas que existen en Sistema Solar podrían haber sido más energéticos eléctricamente en el pasado. Cada objeto celeste está aislado en una cubierta de carga individual. Sin embargo, si esas cubiertas se tocan, se puede intercambiar carga eléctrica. Esos intercambios electromagnéticos son los que podrían haber creado lo que vemos hoy.

Las anomalías magnéticas en la Luna exhiben material de albedo alto también asociado con áreas de magnetismo de la corteza impresas en la superficie lunar. Es probable que las anomalías magnéticas y las de masa estén relacionadas.


Cuando un arco eléctrico circula alrededor de un cuerpo como la Luna, a medida que oscila arriba y abajo en un campo electromagnético, excava material del mismo. En algún momento del pasado reciente, un flujo de carga eléctrica parece haber vulnerado la Luna, quitando material de un hemisferio (la cara visible) y depositándolo en el otro (la cara oculta).


Las descargas de plasma que perduran antes de saltar a otro lugar excavarán un cráter mientras derriten el material de los alrededores. Los electrones son arrancados hacia el centro del canal de descarga, haciendo jirones las rocas y arrastrando el material neutro con ellos. El polvo finamente dividido es succionado en el vórtice del canal y eyectado al espacio. Esto explica por qué las partes bajas de los mares lunares son suaves y planos con pocos o casi ningún derrubio. Las corrientes eléctricas subsuperficiales tienden a fundir y concentrar la materia, lo que explica también por qué hay anomalías de masa asociadas con los mares.

Puesto que es en los hemisferios y no en los polos de la Luna donde parece haber ocurrido la actividad más intensa, no está fuera de consideración que la Luna no esté en su orientación original respecto a la Tuerra. Lo que llamamos las caras visibles y oculta de la Luna, podrían haber sido alguna vez las dos regiones polares.


Stephen Smith


Traducción: Roberto Conde


Original en thunderbolts.info

26 marzo, 2012

El nacimiento catastrófico de Mercurio

Una parte del polo norte de Mercurio con parches brillantes tomadas desde el Observatorio de Arecibo superpuestas.
Créditos: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington 




23 de Marzo de  2012


Mercurio revela la violencia de su génesis planetaria.

La historia de Mercurio es, probablemente, un complicado relato de extremos. La superficie del planeta está fuertemente marcada, con cañones de paredes abruptas, escarpas que se elevan varios kilómetros, y cráteres que penetran en la corteza varios kilómetros por debajo de la altura media del terreno. La diferencia de altitud entre las tierras bajas y las altas excede los ocho kilómetros en algunas regiones.


Mercurio recuerda a la Luna más que ningún otro cuerpo del Sistema Solar. La Luna tiene 3475 kilómetros de diámetro, mientras que Mercurio tiene 4880 kilómetros, pero parece que ambos experimentaron catástrofes en algún momento en el pasado que los dejaron con una topografía casi idéntica.


En una Imagen del Día anterior acerca del cráter Aristarco, se señaló que sus alrededores exhiben muchas características asociadas con eventos eléctricos: cráteres fundidos, cráteres oblongos y cráteres en cadena. Los científicos planetarios prefieren imaginar que esas características son el resultado de "eyecciones regresivas" de cualquiera que fuese la roca espacial que creó Aristarco "hace millones de años". Sin embargo la naturaleza trenzada de los cráteres que llevan a la rima del cráter, así como las terrazas que hay en él, desmienten la hipótesis del impacto.


En la imagen de hoy, los dos cráteres mayores manifiestan formaciones casi idénticas, exeptuando que son más pronunciadas. Las trenzas son bien definidas, las cadenas de cráteres están grabadas de forma más clara, y se extienden por una distancia mayor. Otras características interesantes son las crestas parecidas a llamas que rodean las rimas del cráter. Puede ser que los derrubios regresivos excavaran las cadenas de cráteres pero no hay un escenario de impacto que pueda explicar las laderas sinuosas que conectan los cráteres mayores.

¿Cómo consigue un planeta en una orbita cercana al Sol el mismo tipo de topografía que una luna girando alredor de un planeta? Quizás la respuesta se haya en el concepto de formación planetaria del Universo Eléctrico.

La teoría convencional del nacimiento de los planetas está ligada con la llamada Hipótesis Nebular. Se supone que una vasta nube interestelar de polvo y gas se retrajo lentamente porque algún estímulo, como la onda de choque de una supernova, inició remolinos gravitacionales que causaron que las partículas nebulares se atrajeran unas a otras. A lo largo del tiempo, las partículas formaron grumos que se combinaron, volviéndose más y más grandes. Finalmente, los grumos formaron un "disco de acreción" que concentró la materia en una bola central. Esa bola se hizo tan densa que su gravedad aplastó el hidrógeno y lo confinó en una reacción termonuclear, formando una nueva estrella.

Después de que la estrella entrara en ignición, se supone que sobraba una gran cantidad de polvo girando alrededor de ella. La gravedad de la nueva estrella causó entonces estructuras parecidas a remolinos en el polvo, que empezó a recoger material en agregados densos hasta que se endurecieron formando cuerpos rocosos.

Los numerosos problemas inherentes a la Hipótesis Nebular no son el objeto de este artículo. Sin embargo, el problema insalvable de que las nubes de gas se unan para formar objetos sólidos no puede ignorarse. Si la densidad de un gas aumenta, las colisiones moleculares también se incrementan. Si las colisiones moleculares aumentan, el gas se calienta. El gas caliente en el espacio tiende a dispersarse, pues no hay un contenedor que lo confine. Por lo tanto, una nube de gas, para poder contraerse y formar una estrella, debe manterse fría para prevenir la dispersión. Sin embargo, a medida que se contrae, se calienta, por lo que se dispersa. Y vuelta a empezar.

En un Universo Eléctrico, las estrellas no se "auto realizan". En lugar de eso, filamentos de plasma confinado electromagnéticamente se reunen a lo largo de vastas distancias galácticas con una fuerza hasta 39 órdenes de magnitud mayor que la gravedad. Puesto que los filamentos están constreñidos magnéticamente, no se combinan por repulsión magnética. En su lugar, los filamentos, llamados corrientes de Birkeland, se retuercen uno alrededor del otro en una hélice siempre en tensión. Al girar y retorcerse, constriñen el plasma es los espacios entre ellos, comprimiéndolo y formando una estrella. Las estrellas están alimentadas externamente por corrientes de Birkeland, de manera que se encuentran a menudo en hileras a lo largo de nuestra galaxia.

Puesto que las estrellas son un fenómeno de plasma en modo arco, no tienen núcleos superdensos donde la fusión nuclear crea nuevos elementos a partir del gas de hidrógeno. En su lugar, la fusión tiene lugar en la superficie de la estrella, formando elementos más pesados que luego caen en sus interiores. Esta función empieza el proceso de la formación planetaria.

El físico y defensor del Universo Eléctico Wal Thornhill argumenta: "Es mucho más simple e infinitamente más eficiente si los planetas ‘nacen’ en intervalos por eyección eléctrica de material cargado del interior de cuerpos mayores cargados de forma parecida – los gigantes gaseosos nacen de las estrellas, y los planetas rocosos de los gigantes gaseosos. Tenemos evidencias circunstanciales de esta proposición en las estrellas binarias encontradas después de una explosión nova. Además, la mayoría de los cuerpos rocosos del Sistema Solar orbitan en torno a un gigante gaseoso cercano. La eyección eléctrica en un fogonazo interno masivo responde la cuestión de la fuente de energía. No es dispersiva como en una explosión. El efecto de pinzamiento producirá un chorro de materia, más bien como una eyección de masa coronaria, solo que a una escala mucho mayor. El resultado es un protoplaneta, además de una corriente de gases y derrubios meteóricos. 

Debido a que los cuerpos rocosos, como Mercurio o la Luna, son eyectados desde objetos mayores, fuertemente cargados, son bombardeados con lo que sólo puede ser descrito como descargas eléctricas gigantescas. Las cargas eléctricas entre la luna, o el nuevo planeta emergente, y su progenitor no están en equilibrio, de modo que a medida que se alejan rápidamente uno del otro, aparecen arcos eléctricos. Esa es la razón por la que tantos objetos celestes del Sistema Solar están seriamente dañados. Cráteres, cañones, llanuras fundidas, campos diseminados de derrubios abrasados, y motones de polvo finamente divididos y depositados iónicamente nos cuentan la historia de un nacimiento violento y espasmódico, además de proporcionar evidencia de una relación familiar.


Traducción de Roberto Conde

23 marzo, 2012

Vuelve desde su tumba

Los primeros seis de dieciocho segmentos de berilio del espejo preparados para las pruebas criogénicas.
Créditos: NASA/MSFC/David Higginbotham  




22 de Marzo de 2012

El telescopio ha evitado a su cancelación y está en camino para su lanzamiento *


El lanzamiento del telescopio espacial James Webb (JWST - James Webb Spatial Telescope), anteriormente "The Next Generation Telescope", está programado para el 2018. De acuerdo con un informe en "Aviaton Week & Space Technology", el coste total para la misión de cinco años será de alrededor de 8.700 millones de dólares.

El JWST está diseñado para explorar el cosmos en longitudes de onda infrarrojas, con un espejo mayor que ninguno que haya volado jamás: 6.5 metros. Debido a su gran tamaño, el espejo está compuesto de 18 hexágonos hechos de berilio, montados en una estructura ligera. Cada segmento del espejo está acabado con una capa de 3.5 gramos de oro puro. Puesto que el oro es un reflector infrarrojo excelente, el espejo del JWST será reflector en un 98%, comparado con el 85% del espejo óptico del Telescopio Espacial Hubble, ofreciendo una capacidad colectora de luz mucho más eficiente.


La radiación (o luz) infrarroja se caracteriza típicamente como la de longitudes de onda a partir de  0.4 a 0.7 micrómetros mayores que la de la luz visible. El infrarrojo se divide en tres regiones: infrarrojo cercano (0.7 a 5 micrómetros), infrarrojo medio (5 a 30 micrómetros), y el infrarrojo lejano (30 a 1000 micrómetros). Los detectores del JWST son más sensitivos al infrarrojo cercano y al medio.


Es difícil ver la radiación infrarroja a menos que los dispositivos usados sean extremadamente fríos. Los objetos calientes radian calor, que es luz infrarroja, de modo que si el espejo del JWST estuviera a la misma temperatura que el del Hubble por ejemplo, cualquier radiación débil de fuentes lejanas se perdería entre las emisiones del propio espejo. En consecuencia, los espejos del telescopio Webb tienen que mantenerse a casi -220ºC, de forma que se enviará a una órbita alrededor del punto de LaGrange L2, a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra. Allí, unos escudos solares mantendrán al espejo en una sombra permanente.

El matemático francés Louis Lagrange descubrió los puntos que llevan su nombre mientras desarrollaba estudios gravitatorios sobre "tres cuerpos", esto es, cómo un pequeño tercer cuerpo orbita sobre dos grandes cuerpos en órbita entre ellos. Los puntos de Lagrange son regiones del espacio donde la gravedad y  el movimiento orbital están en equilibrio. Hay puntos de LaGrange en el sistema Tierra-Sol.


Mientras más cerca está un planeta del Sol, más rápido orbita. Una nave girando alrededor del Sol en una órbita más cercana que la de la Tierra adelantará a nuestro planeta, así que no puede mantener una estación fija relativa. Sin embargo, si se coloca entre el Sol y la Tierra, justo en la distancia correcta, le tomará un año orbitar al sol y se quedará en una posición fija relativa a la Tierra. Este se conoce como el punto L1 de LaGrange y es el mejor para los observatorios solares, como el SOHO, aunque es una posición inestable y requiere correcciones frecuentes de los cohetes motores.


El punto L2, por otro lado, está en el lado opuesto de la Tierra desde el Sol, a unos 1.5 millones de kilómetros de distancia de nosotros. Cualquier aeronave lanzada a ese punto orbitará más lentamente que la Tierra. La atracción gravitatoria de la Tierra se suma a la del Sol, permitiendo al JWST por ejemplo, ir más rápido y seguirnos el ritmo, con un periodo orbital igual al de la Tierra. Sin embargo, también es inestable.


El Telescopio Espacial James Webb podría ser una herramienta valiosa para los defensores del Universo Eléctrico. Una de las consideraciones teóricas que se discuten en esos círculos es el hábitat alrededor de las estrellas marrones enanas. Se ha propuesto que las enanas marrones podrían ser una de las categorías estelares más numerosas, pero no pueden ser estudiadas de forma adecuada con las tecnologías actuales. Incluso el Telescopio Espacial Spitzer, cuyo tanque refrigerante de helio líquido a bordo se ha agotado, fue capaz de capturar sólo unas pocas imágenes. Se estimó que un espécimen tentador estaba a unos meros 27ºC, indicando la necesidad de un análisis más detallado y a largo plazo de esa población.


Como escribió Wal Thornill: "Todas las estrellas son un fenómeno eléctrico. No hay ‘inadaptados’ en un Universo Eléctrico. Todas las suposiciones apiladas sobre los exiguos fotones recibidos desde el espacio profundo sirven simplemente, como es habitual, para hacer encajar de manera forzada los datos al modelo estándar de las estrellas. El mismo nombre, ‘enana’ marrón, asume que esas estrellas son ‘bolas de gas compactas flotando libremente en el espacio’. En marcado contraste, el modelo eléctrico las describe como ‘enormes’ porque la luz de una estrella es un fenómeno de descarga de plasma con sólo una débil relación con el tamaño físico de la estrella, y una fuerte dependencia del entorno eléctrico."


Stephen Smith


Traducción de Roberto Conde.

Original en thunderbolts.info


[Nota del traductor: En el original se dice que el telescopio "has escaped mothballs". Las "mothballs" son las bolas de alcanfor o naftaleno (que no es lo mismo) o el más moderno 1,4-diclorobenceno, que se usaban para evitar las polillas: "moth" (polilla) y "ball" (bola).
En inglés, donde los sustantivos se pueden "verbalizar" fácilmente, el verbo "to mothball" es de uso coloquial y debido a que habitualmente se utilizaban las bolas para guardar la ropa que no se iba a usar en mucho tiempo, viene a significar algo así como cesar el servicio, suspender la operación, cerrar, o ya que hablamos en terminos coloquiales, echar la chapa o "chapar".
De modo que con 
"has escaped mothballs" se quiso decir que evitó el cierre o la cancelación. Podría haber sido algo más creativo y buscar alguna metáfora parecida en español, pero tengo sueño. Así que buenas noches]

21 marzo, 2012

Dinámica del flujo electromagnético solar



Prominencia solar en forma de bucle.
Créditos: NASA/Goddard Spaceflight Center
21 de Marzo de 2012

Los heliofísicos reconocen el rol del plasma en las erupciones solares pero pasan por alto aspectos 
importantes de su comportamiento.

In Bengal to move at all
Is seldom, if ever, done,
But mad dogs and Englishmen
Go out in the midday sun.

— Noël Coward *

De acuerdo con una reciente nota de prensa, las erupciones magnéticas del Sol, conocidas como destellos solares, tienen su origen energético en bucles de plasma magnetizados. Los campos magnéticos en las "cuerdas de flujo magnético" experimentan "eventos de reconexión" en los que las líneas del campo se rompen para luego reconectarse, causando explosiones de "energía magnética".

Nadie sabe qué es la "reconexión magnética"; es una frase usada para describir lo que se observa pero está exenta de contenido. Es similar a la frase "atracción gravitatoria": un fenómeno desconocido hace que la materia ejerza atracción a distancia, pero la naturaleza de esa fuerza de atracción sigue siendo confusa. Hay otro problema con la idea de las líneas de campo magnético que se rompen. Las líneas de campo magnético no son "cosas", son una representación esquemática usada para representar gráficamente los campos magnéticos. No son más reales en el espacio que las líneas de latitud y longitud en la superficie de la Tierra.

Los arcos y los bucles coronales emergen de la superficie del Sol y penetran su carcasa de plasma, o región de doble capa. Es ahí donde reside su fuente principal de energía eléctrica. Esas poderosas corrientes eléctricas forman campos magnéticos secundarios que rodean el bucle en toroides opresivos. Si la corriente se vuelve demasiado fuerte, la doble capa explota, interrumpiéndose el flujo de carga. La descarga súbito causa los destellos solares y las gigantescas prominencias eruptivas

En un Universo Eléctrico basado en principios electrodinámicos y no en modelos electrostáticos, los cuerpos celestes están inmersos en plasma y están conectados por circuitos. El Sol está conectado eléctricamente a la galaxia, de modo que es un objeto cargado inestable buscando el equilibrio con su entorno. Las cargas fluyen hacia el sol desde el circuito galáctico, así que está en un estado de flujo constante.

En 1964, Jacobsen y Carlqvist sugirieron que las dobles capas causaban la liberación de energía electromagnética almacenada en el Sol. Esa idea fue refinada posteriormente por Alfvén y Carlqvist en 1967. Más tarde, Carlqvist postulaba que esos campos eléctricos podrían acelerar partículas cargadas con hasta 10¹⁴ electronvoltios por unidad de carga.

Las dobles capas se desarrollan en el Sol a medida que la electricidad fluye a través de su plasma. Las cargas positivas se acumulan en una región y las negativas hacen lo mismo en su cercanía. Un campo eléctrico aparece entre las dos regiones. Si esa carga eléctrica almacenada se libera catastróficamente, el fenómeno se conoce como "estallido de Langmuir". A estos estallidos explosivos son a los que los heliofísicos se refieren incorrectamente como "reconexiones magnéticas".


Stephen Smith



Traducción de Roberto Conde.

Original en thunderbolts.info

* [Nota del Traductor: Como sufridor en mi tierna infancia de las traducciones de los poemas de Tolkien en El Señor de los Anillos, me niego rotúndamente a intentar 
siquiera traducir poemas.]

20 marzo, 2012

La diosa del corazón



Surcos ecuatoriales de Vesta. 
Créditos: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

20 de Marzo de 2012

Vesta está confirmando las ideas del Universo Eléctrico acerca de las cicatrices planetarias.
Vesta parece haber experimentado fuerzas poderosas. Varios cráteres de más de 50 kilómetros de diámetro estropean su superficie. Cerca del polo sur de Vesta hay un ejemplo particularmente grande de 460 kilómetros de ancho. Puesto que Vesta tiene un diámetro medio de 529 kilómetros (Vesta no es totalmente esférico: 546 x 531 kilómetros), representa una impresionante fracción del total del tamaño físico del asteroide. El cráter tiene unos 13 kilómetros de profundidad, con un pico central de 18 kilómetros.

En las agrupaciones de polvo, o los supuestos "discos protoplanetarios" es donde se supone que la gravedad atrae a los tenues gases hasta que alcanzan presiones lo bastante grandes como para dar inicio a la fusión termonuclear. Tal como la "Hipótesis Nebular" concluye, cualquier agrupación restante de polvo y gas no absorbido por la nueva estrella se arremolina en los alrededores, atrayendo otros grumos, hasta que se condensan en planetas. Se dice que el Sistema Solar fue creado de esta manera hace miles de millones de años. Los asteroides son considerados típicamente como las "sobras" después de que los planetas mayores y las lunas se formaran.

Un examen en detalle de la superficie de Vesta siembra dudas sobre la noción de que los grandes cráteres hayan podido ser creados por otro objeto que lo golpeara, especialmente cuando estos cráteres comparten paredes que son delgadas y no están perturbadas por los efectos de la explosión. La explicación alternativa 
formación por descarga de plasma— está bien fundamentada.

Los cráteres planos, los bordes solapados y la falta de derrubios de impacto son consideraciones importantes en la teoría de los efectos eléctricos. Al pensar sólo en los términos de impactos meteóricos, corrimientos de tierras y otras fuerzas geológicas familiares, la NASA está ignorando la posibilidad que hace que todas estas características dispares sean coherentes: un Sistema Solar eléctricamente dinámico en sus fases formativas, en la que rayos eléctricos cósmicos* esculpían las superficies de los planetas y las lunas.

En un escenario de impacto Newtoniano estándar, los cráteres deberían formarse como agujeros con forma de plato con un manto de derrubios rodeando los bordes, ordenados de mayor a menor tamaño según la distancia a la explosión. En Vesta, hay un paisaje definitivamente diferente. Los cráteres están limpios y la mayoría se encuentran en grupo, como si el disparo de una escopeta golpeara el área.

La evidencia más obvia de la descarga de plasma son los pronunciados acantilados excavados en Vesta. Estas características no se esperan en un escenario de impacto. La evidencia visual también revela largos cañones y surcos, algunos de decenas de kilómetros de ancho, formados en el ecuador. Un examen más cercano muestra que estas zanjas (sin importar el tamaño) son cadenas de cráteres.

La formación de asteroides no requiere que un objeto golpee a otro para que haya cráteres. Los arcos eléctricos pueden excavar material, acelerarlo en el espacio y dejar detrás pozos profundos. No suelen perturbar los alrededores, de modo que se suelen usar en aplicaciones industriales para maquinar piezas metálicas. Basándose en análisis de laboratorio, esto es lo que que ocurrió en Vesta: erosión por descarga de chispas.

Los científicos planetarios ignoran las explicaciones eléctricas, que enmiendan las anomalías de otras teorías, porque no conocen casi nada al respecto del plasma y las cargas eléctricas en movimiento en el espacio. La electricidad puede crear las cosas hacia las que están mandan sondas para estudiarlas.

Traducción de Roberto Conde

* [Nota del Traductor: En el original "cosmic thunderbolts"
Desafortunadamente, la lengua de Shakespeare hace una distinción que no he podido encontrar en la nuestra, entre "thunderbolt", el rayo más asociado a la mitología griega, vikinga, hindú, sumeria, india americana, maya, etc. y "lightning" el rayo atmosférico más mundano. En este caso, y como es habitual entre los ponentes de la teoría del Universo Eléctrico, se usa "thunderbolt", pues existe la hipótesis de que muchos de estos mitos tienen su origen en fenómenos celestiales que podrían haberse observado en la antigüedad. ]

La hermana de Vesta

(Arriba) Ceres y Dione.
(Abajo) Tetis.
Créditos: NASA/JPL

19 de Marzo de 2012

La sonda Dawn llegará a Ceres en agosto de 2015


Ceres es el asteroide más grande del Sistema Solar. Las medidas más recientes del telescopio espacial Hubble lo ponen en aproximadamente 975 kilómetros de diámetro medio. Es tan grande que es aproximadamente esférico y hace poco se le ha clasificado como planeta enano, junto con Plutón y varios objetos transneptunianos descubiertos recientemente como Sedna.

Ceres es comparable con las lunas de Saturno Tetis (1072 kilómetros) y Dione (1120 kilómetros) en tamaño y densidad totales, de modo que sus características serán similares a las de esos cuerpos. Dada su supuesta densidad, basada en perturbaciones gravitatorias en otros asteroides como Palas, debería estar cubierto de una gruesa capa de hielo.  Podría también tener una capa de rocas silíceas, puesto que Vesta, un asteroide hermano más pequeño, está principalmente compuesto de silicatos.  

Ceres fue descubierto por Giuseppe Piazzi en 1801. Piazzi y otros astrónomos de su época estaban buscando un planeta en el hueco entre Marte y Júpiter. Él y sus coetáneos estaban influenciados por una teoría presentada en 1766 por Johann Titius, popularizada más tarde (sin atribuírsele a Titius) en 1778 por Johann Bode. Parecía haber una relación matemática entre las óbitas de los planetas.

La supuesta "Ley de Titius-Bode", 0.4, 0.7, 1.0, 1.6, 2.8, 5.2 y 10.0, se correspondían bastante fielmente con las distancias orbitales medias de los planetas al Sol en Unidades Astronómicas (UA).

Mercurio...........0.39
Venus...............0.72
Tierra..............1.00
Marte...............1.52
Desconocido......2.80
Júpiter............5.20
Saturno............9.54

El interés de Bode en la relación se volvió más intenso cuando Urano se descubrió en 1781. La secuncia Titius-Bode incluía 19.6 como penúltimo indicador, y se descubrió a Urano a 19.19 UA del Sol. Bodo insistió en que el hueco entre Marte y Júpiter fuera explorado basándose en este descubrimiento, de modo que un consorcio de astrónomos ( la "policía celestial") empezó a buscar concienzudamente el nuevo planeta. Piazzi finalmente encontró a Ceres en el hueco y fue posteriormente aclamado como el planeta perdido. Sin embargo, pronto se descubrieron más asteroides, de modo que la importancia del hallazgo  fue minimizada, especialmente por ser el diámetro de Ceres tan pequeño.



Finalmente, la correlación numérica fue abandonada cuando Neptuno no obedeció el último indicador de 38.8: está en una órbita variable entre 29.81 y 30.33 UA del Sol.

La NASA lanzó la sonda Dawn el 27 de Septiembre de 2007. Sus observaciones científicas del asteroide Vesta empezaron el 17 de Julio de 2011. Dawn dejará Vesta en Julio de este año, y le llevará tres años de cabalgada sobre su propulsor de iones hasta que llegue a Ceres. Los especialistas de la misión esperan que analizar a esos dos moradores del Sistema Solar les proveerá de un mayor comprensión de la formación planetaria y su evolución.

Los científicos planetarios no le prestan ninguna atención a la cosmogonía eléctrica porque no saben casi nada acerca del plasma y las cargas eléctricas en movimiento en el espacio. Continúan basándose en la teoría del colapso nebular. En la visión consensuada, los asteroides y otros cuerpos rocosos se crean de las "sobras" que se incorporaron en los planetas mayores.



Aparentemente, Vesta comparte características con otros objetos del Sistema Solar. Las imágenes de su superficie revelan cráteres de centenares de kilómetros de diámetro. Hay largos cañones y zanjas de decenas de kilómetros de ancho. Esas zanjas son cadenas de cráteres. Si se presenta a Vesta junto a Fobos, la luna de Marte marcada por cicatrices eléctricas, uno se vería en apuros si tuviera que distinguir entre ellos.


Nosotros predecimos que cuando Dawn alcance la órbita alrededor de Ceres y empiecen sus observaciones a corta distancia, habrá estructuras similares. Cráteres grandes y limpios, rimas, ausencia de derrubios explosivos, cañones con fondo plano y crestas afiladas. Lo más probable es que Ceres sea parecida a sus primas Tetis y Dione.

Stephen Smith



Traducción de Roberto Conde.

Original en thunderbolts.info

Un ciego en un cuarto oscuro buscando un agujero negro que no está ahí

No hay nada que ver aquí. ¡Circule!


16 de Marzo de 2012
Schmidt et al. escribieron el artículo "Formation of the Black Hole in Nova Scorpii", The Astrophysical Journal, 567:491-502, 2002 March 1. 


Nota del editor: Se han escrito muchos artículos de Imágenes del Día (TPOD - Top Picture of The Day) acerca de los problemas con los llamados "agujeros negros". Este artículo de Stephen J. Crothers trata el tema con mayor profundidad.


Todas las presuntas "soluciones de agujero negro" a las ecuaciones del campo de Einstein pertenecen a un universo que contiene solo una masa, a saber, la masa del mismo agujero negro, por construcción matemática. No hay soluciones conocidas a las ecuaciones del campo para dos o más agujeros negros y no hay un teorema de existencia por el cual se pueda siquiera afirmar que las ecuaciones del campo contienen soluciones latentes para dos o más agujeros negros.

En el modelo y el análisis de Nova Scorpii, los autores han aplicado sin darse cuenta el Principio de Superposición donde no se puede aplicar el Principio de Superposición. En la teoría de la gravedad de Newton el Principio de Superposición es aplicable y por lo tanto uno sencillamente puede apilar masas a voluntad, aunque la interacción gravitacional de esas masas pronto se vuelve intratable.

En la teoría de Einstein, el campo gravitatorio, manifiesto en la curvatura del espaciotiempo, se acopla a sus fuentes por las ecuaciones del campo, siendo descritas las fuentes por un tensor energía-impulso apropiado, y por lo tanto, el Principio de Superposición no se puede aplicar. Esto significa que uno no puede sencillamente apilar masas en cualquier espaciotiempo dado, porque las ecuaciones del campo deben ser resueltas para cada una de las configuraciones de materia propuestas.

En el modelo propuesto para Nova Scorpii no ha hecho esto. Por ejemplo, ¿En qué tensor de energía-impulso se basan para el sistema binario cercano de agujeros negros, y por lo tanto, en qué soluciones de las ecuaciones del campo se basan para este sistema binario? De hecho, no hay un conjunto de ecuaciones del campo conocidas para el modelo propuesto por los autores para Nova Scorpii.

El modelo de los autores empieza con un universo Newtoniano y termina con un universo no-Newtoniano, manifestándose como una inadvertida mezcla de dos teorías diferentes e incompatibles, por medio de una aplicación inapropiada del Principio de Superposición; un universo Newtoniano que contiene una entidad no-Newtoniana (un agujero negro), lo que es imposible; o a la inversa, un universo Relativista que contiene masas adicionales además de la del agujero negro, lo que también es imposible, como muestran los dos primeros párrafos.

Debido a lo anterior, uno no puede, por analogía con la teoría gravitatoria de Newton, afirmar que los agujeros negros pueden existir en multitud, fusionarse o colisionar, o que un agujero negro puede formar parte de un sistema binario.

Según Einstein, su Principio de Equivalencia, y su Relatividad Especial deben ser válidos en regiones suficientemente pequeñas de su campo gravitatorio y esas regiones pueden situarse en cualquier lugar del campo gravitatorio. Un cálculo simple demuestra que la Relatividad Especial prohibe densidades infinitas. Por lo tanto la Relatividad Especial prohibe las singularidades de masa puntual infinitamente densas, sin importar como, presuntamente, se formaron. Merece la pena destacar que las singularidades de masa puntual infinitamente densas se dan en la teoría gravitatoria de Newton también; son simplemente los "centros de masas". Pero un centro de masas no es un objeto físico -- es un artificio matemático, nada más. En el caso de un agujero negro, se afirma que la singularidad de masa puntual infinitamente densa es un objeto real.

El artículo en cuestión no especifica claramente qué tipo de agujero negro se formó supuestamente en Nova Scorpii. La rúbrica del agujero negro más simple, esté o no rotando, es una singularidad de masa puntual infinitamente densa y un horizonte de sucesos. Ahora bien, es un hecho irrefutable que nadie ha encontrado jamás una singularidad de masa puntual infinitamente densa o un horizonte de sucesos, y por lo tanto nadie jamás ha encontrado con seguridad un agujero negro. Esto no es sorprendente debido a los párrafos del primero al quinto. Además, todos los informes de agujeros negros que se encuentran en multitud son pensamientos ilusorios debido a aplicaciones incorrectas del Principio de Superposición.

La supuesta "solución de Schwarzschild" en la que se fundamenta principalmente la teoría de los agujeros negros no es en absoluto la solución de Schwarzschild en realidad. La verdadera solución de Schwarzschild prohibe el agujero negro. Una puede confirmar esto fácilmente leyendo el artículo original de Schwarzschild sobre el tema [1].
Desafortunadamente, la mayoría de los astrónomos y astrofísicos ignoran por completo el verdadero artículo de Schwarzschild porque ha sido enterrado y casi por completo olvidado en la literatura, y la métrica que lleva su nombre ha sido por lo tanto asociada a él incorrectamente. La "solución de Schwarzschild" se debe a David Hilbert y es una corrupción de la solución original de Schwarzschild. Es la corrupción de Hilbert la que engendra incorrectamente el agujero negro, como señaló el difunto físico teórico americano Dr. Leonard S. Abram [2].

Por otra parte, el tercer párrafo de arriba plantea otros inconvenientes interesantes y relevantes. Los científicos afirman frecuentemente que la velocidad de escape de un agujero negro es la de la luz en el vacío y que nada, ni siquiera la luz, puede escapar[N. del T: adquirir la velocidad de escape] del agujero negro. De hecho, de acuerdo con algunos científicos, nada, ni siquiera la luz, puede abandonar[N. del T: traspasar el horizonte de sucesos desde dentro a fuera] el agujero negro. Pero hay un serio problema con estas afirmaciones. Si la velocidad de escape de un agujero negro es la de la luz en el vacío, entonces la luz, por un lado, puede escapar. Pero por otro lado, se dice que la luz no puede abandonar el agujero negro; con lo cual el agujero negro no tiene velocidad de escape. Si la velocidad de escape de un agujero negro es la de la luz en el vacío, no sólo la luz puede escapar y no escapar, sino que los objetos materiales pueden abandonar el horizonte de sucesos, pero no escapar, a pesar de que, de acuerdo con la Teoría Especial de la Relatividad, solo pueden tener velocidades menores a la de la luz en el vacío. Esto simplemente significa que si un agujero negro tiene una velocidad de escape, entonces los objetos materiales podrían de hecho abandonar el agujero negro y finalmente pararse y caer de nuevo al agujero negro, tal como lo hace una pelota lanzada al aire aquí en la Tierra con una velocidad inicial menor que la velocidad de escape de la Tierra. De modo que las propiedades del supuesto horizonte de sucesos del agujero negro son irremisiblemente contradictorias.

Se ha convertido en un lugar común en la literatura, y en los libros de texto para estudiantes, afirmar que la teoría de Newton predice la existencia de un tipo de agujero negro. Pero el agujero negro no lo predice tampoco la teoría de la gravedad de Newton, a pesar de las afirmaciones de los científicos astrofísicos de que el cuerpo oscuro de Michell-Laplace es un tipo de agujero negro. El cuerpo oscuro de Michell-Laplace tiene una velocidad de escape, mientras que el agujero negro no tiene velocidad de escape; no requiere que halla un colapso gravitacional irresistible, mientras que el agujero negro lo requiere; no tiene una singularidad de masa puntual infinitamente densa, mientras que el agujero negro la tiene; no tiene horizonte de sucesos, mientras que el agujero negro lo tiene; siempre hay una clase de observadores que puede ver el cuerpo oscuro (como señaló el difunto astrónomo británico G.C. McVittie), mientras que no hay ninguna clase de observadores que pueda ver el agujero negro; el cuerpo oscuro de Michell-Laplace puede persistir en un espacio que contiene otras masas e interactuar con esas masas, mientras que el espaciotiempo de un agujero negro está desprovisto de masas distintas del agujero negro mismo, por construcción matemática, y por lo tanto no puede interactuar con otras masas.

Por lo tanto el cuerpo negro de Michell-Laplace no tiene las características del supuesto agujero negro y por lo tanto no es un agujero negro. Además, la velocidad de escape es un concepto para dos cuerpos; un cuerpo escapa de otro cuerpo. Como se señaló más arriba, no hay soluciones conocidas a las ecuaciones del campo de Einstein para dos o más cuerpos ni un teorema de existencia por el cual se pueda aseverar que sus ecuaciones de campo contienen soluciones latentes para dos o más masas. Una prueba muy simple de que el cuerpo oscuro de Michell-Laplace no es un agujero negro fue dada por G.C. McVuttue (The Observatory, 1978)[3].

Stephen J. Crothers

Astrophysics,
Alpha Institute for Advanced Studies

Traducción de Roberto Conde.

Original en thunderbolts.info

Referencias:

[1] Schwarzschild, K., On the Gravitational Field of a Point Mass According to Einstein’s Theory, Sitzungsber. Preuss. Akad. Wiss., Phys. Math. Kl. 1916, 189.
www.sjcrothers.plasmaresources.com/schwarzschild.pdf

[2] Abrams, L. S., Black Holes: The Legacy of Hilbert’s Error, Can. J. Phys. 67 (1989) 919,www.sjcrothers.plasmaresources.com/Abrams1989.pdf

[3] McVittie, G. C., Laplace’s Alleged ‘Black Hole’, Observatory, v.98, pp.272-274, December 1978.


[Nota del traductor: El título parece hacer referencia a una frase célebre de origen incierto:"Like blind man in a dark room looking for a black hat which isn't there.", que traducida al español, sería "Como un ciego en un cuarto oscuro buscando un sombrero negro que no está ahí." ]

17 marzo, 2012

La oscuridad del Sol

La oscuridad contra la luz en las espículas solares en la banda H-alpha. Nótese que las regiones oscuras están desplazadas al azul.
Créditos: Lockheed Martin Solar and Astrophysics Lab

15 de Marzo de 2012
Existen fenómenos de plasma en modo oscuro en el Sol.

La imagen al principio de la página es la más detallada jamás tomada de la cromosfera del Sol. Los rasgos visibles más pequeños son de 130 kilómetros. Cada espícula tiene un diámetro aproximado de 480 kilómetros, con longitudes de 3200 kilómetros. La más larga mide 8000 kilómetros de largo. Aunque las regiones claras y oscuras sean coloridas, los colores se añadieron en el procesado.

En la hipótesis del Sol eléctrico, el Sol es un ánodo brillante, o "electrodo" positivamente cargado. El cátodo es un "cátodo virtual" invisible llamado heliosfera. La heliosfera está en los límites más lejanos de la descarga coronal Solar, a miles de millones de kilómetros de su superficie, donde una "doble capa" aisla la celda de plasma del Sol del plasma galáctico que lo rodea. El plasma galáctico es también llamado Medio Interestelar (en inglés ISM - Interestellar Solar Medium).

Las fuerzas eléctricas que ocurren en la doble capa cargada por encima de la superficie del sol son las responsables de los fenómenos increíblemente activos que vemos. Puesto que la teoría del Universo Eléctrico asume que los cuerpos celestes interactúan a través de un plasma conductor y se conectan mediante circuitos, también se asume que el Sol está conectado eléctricamente con la galaxia. El Sol se puede ver  como un objeto cargado eléctricamente buscando un equilibrio con su entorno. Sin embargo, no es estable. Las cargas que fluyen hacia dentro y hacia fuera del Sol pueden incrementarse a veces hasta el punto en el que se liberan descargas de plasma llamadas destellos solares. 

Los científicos convencionales ven que los destellos solares o las eyecciones de masa coronaria (CME - Coronal Mass Ejection) tienen lugar cuando se "reconectan" bucles magnéticos unos cono otros, causando un cortocircuito. Entonces, se dice que la supuesta "energía magnética" acelera los gases en el espacio. Aunque la "reconexión magnética" es una teoría pobremente construida, es la única explicación ofrecida por los heliofísicos.

El "viento solar" es una emisión en modo oscuro radiando desde el Sol a aproximadamente 700 kilómetros por segundo. En un Universo gobernado por la gravedad, el calor y la presión de radiación del Sol no pueden explicar cómo las partículas cargadas que conforman el viento solar siguen acelerándose más allá de Venus, la Tierra y el resto de planetas. Antes de este descubrimiento, nadie esperaba esta aceleración.  

En un Universo Eléctrico, hay una explicación obvia: los campos eléctricos en el espacio. Puesto que a través del Sistema Solar fluyen cargas eléctricas coherentes, parece razonable concluir que el plasma solar en modo oscuro se ve afectado por los campos electrodinámicos del Sol y su familia planetaria.

En ese caso, los destellos solares podrían ser tremendos estallidos de relámpagos, empujando el plasma a velocidades casi relativísticas. Si el circuito que conecta el Sol con la Vía Láctea se extiende por cientos de miles de años luz, esas "líneas de transmisión" confinadas magnéticamente y que alimentarían el ánodo solar, podrían contener cantidades masivas de energía eléctrica. 

De acuerdo con la teoría del Sol Eléctrico, los destellos, la corona caliente, y todos los otros fenómenos solares resultan de cambios en la entrada eléctrica que viene de nuestra galaxia. Filamentos de corrientes de Birkeland rotan lentamente más allá de nuestro Sistema Solar, proporcionando más o menos potencia al Sol en su camino. Las descargas en modo arco, modo brillante y modo oscuro están influenciadas por estas corrientes de carga eléctrica.


Traducción de Roberto Conde